ANTROPOLOGOS
AIBR
     ASOCIACIÓN DE ANTROPÓLOGOS IBEROAMERICANOS EN RED - AIBR
INICIO
ANTROPÓLOGOS
LIBROS
PREMIO AIBR
ARTÍCULOS
ARCHIVO
BECAS
UNIVERSIDADES
INSTITUCIONES
REVISTAS
PROFESIÓN
REDES
EVENTOS
NOTICIAS
CURSOS
DESTACADOS
MULTIMEDIA
LISTA EMAIL
PUBLICAR
CALIDAD
QUIENES SOMOS
CONTACTAR
BUSCAR
EVALUADORES
SOCIOS
DONAR
ASOCIARSE

Estadísticas de antropología

PORTADA PRESENTACIÓN ESPACIO CRÍTICO NOTICIAS NUEVOS ENLACES ENTREVISTA
REFLEJOS ETNOGRÁFICOS LIBROS AGENDA EQUIPO EDITORIAL

España: Se celebró en Madrid el encuentro semestral de estudiantes de antropología



El pasado fin de semana, entre los días 12 y 13 de marzo se celebró el ya tradicional encuentro de estudiantes de Antropología del Estado Español, que esta vez tuvo la ciudad de Madrid como sede. Cerca de cuarenta representantes de alumnos llegados de distintas provincias se dieron cita en el centro cívico Mariano Muñoz, en el barrio de Usera, para contar sus iniciativas y experiencias sobre la carrera de antropología social y cultural en cada una de sus universidades.

El programa del encuentro, organizado por miembros de la asociación Atenea, de estudiantes de la Universidad Complutense, tuvo carácter abierto. De forma especial se dio entrada a las experiencias de los licenciados dentro de diversos proyectos de investigación y durante la tarde del sábado los representantes de la Universidad Autónoma de Barcelona expusieron los pormenores de la European Moving Anthropology Student Nework, que proyecta un congreso estudiantil de ámbito europeo en la ciudad de Viena para el próximo mes de Noviembre. Acudieron a su vez los estudiantes organizadores del próximo XIII Congreso Internacional de Granada, a celebrar también en noviembre, y se acordó la iniciativa de recogida de firmas contra la posible desaparición del grado en antropología social y cultural.

Ahora bien, el encuentro también emanó en ocasiones un tónica apoltronada y preocupante. Parte del alumnado antropológico español está poco a poco degenerando en un colectivo enervado, descafeinado y privado completamente de rumbo y objetivos. En el encuentro hubo ocasión de contactar con estudiantes de diversa procedencia que acudieron con la esperanza de conocer situaciones alternativas a la suya, pero que tan solo vieron un muro de lamentos nada provechoso para la salud de la disciplina académica en nuestro país. Hubo de todo, y también inciativas loables, pero algunos relatos de quienes expusieron sus experiencias de campo parecieron más un pliego de reclamaciones presentado en una ventanilla ministerial que una vivencia etnográfica enriquecida por la experiencia de la alternativa cultural.

¿Dónde han quedado las iniciativas pioneras para conocer y apasionarnos por otras culturas distintas a la nuestra? No podemos permitir que la antropología social académica en este país se convierta en un cajón de sastre para coleccionistas de títulos o urbanitas acomodados. Tal vez el punto más triste sonó cuando uno de los asistentes llegó a decir: “Parece que para ser alguien hay que salir fuera, pero ¿Quién está dispuesto a abandonar este país para estudiar antropología?”

Ojalá mucho de lo visto en Madrid sea sólo una anécdota no representativa, y podamos pronto pasar página a la actual imagen de las carreras de antropología, maniatadas hoy por su propio sistema. Ojalá el tiempo nos devuelva a los orígenes y nos permita recuperar en las aulas el pulso de una disciplina viva, apasionada y apasionante.


PORTADA PRESENTACIÓN ESPACIO CRÍTICO NOTICIAS NUEVOS ENLACES ENTREVISTA
REFLEJOS ETNOGRÁFICOS LIBROS AGENDA EQUIPO EDITORIAL


AIBR -El Rincon del Antropologo