ANTROPOLOGOS
AIBR
     ASOCIACIÓN DE ANTROPÓLOGOS IBEROAMERICANOS EN RED - AIBR
INICIO
ANTROPÓLOGOS
LIBROS
PREMIO AIBR
ARTÍCULOS
ARCHIVO
BECAS
UNIVERSIDADES
INSTITUCIONES
REVISTAS
PROFESIÓN
REDES
EVENTOS
NOTICIAS
CURSOS
DESTACADOS
MULTIMEDIA
LISTA EMAIL
PUBLICAR
CALIDAD
QUIENES SOMOS
CONTACTAR
BUSCAR
EVALUADORES
SOCIOS
DONAR
ASOCIARSE

Estadísticas de antropología

PORTADA PRESENTACIÓN ENTREVISTA ARTÍCULOS NOTICIAS CRÓNICAS LIBROS ENLACES AGENDA

ARTÍCULOS

Contra la tiranía de la música.

Iván Sánchez Moreno.
Universidad Autónoma de Madrid

RESUMEN

Los frustrantes esfuerzos por analizar la música desde postulados esencialistas han negado siempre la imprescindible influencia de múltiples factores de mediación en la recepción musical. La música, como artificio estético, es una creación exclusiva del hombre cuya relativa significación depende de atribuciones externas a la propia obra. Muchos son los cambios observados a lo largo de los últimos años que han puesto de manifiesto el peso de los mediadores en el análisis de la música. Desde la trasposición del espacio público al privado de la escucha musical, hasta la incursión moderna del oyente solitario, pasando por la demonización de los medios tecnológicos implicados en la difusión y reproducción de la música, entre otros factores, son muchos los aspectos a tener en cuenta para calibrar el verdadero fenómeno psicosociológico que supuso la apropiación subjetiva de la música para el ser humano del presente.

El cambio psicológico y social experimentado por el oyente gracias al dominio doméstico de la música en el mundo occidental ha remarcado la necesidad de redefinir una teoría sociológica que contemple los factores de mediación en el análisis del objeto musical, sin desligarlo del oyente, del intérprete, del instrumento de producción, del soporte de difusión, o del uso particular que se haga de ese objeto. A tal fin, se ha considerado idóneo el planteamiento constructivista que propone Antoine Hennion sobre la relación entre la música y el ser humano, entendiendo la música como acto social y variable, y no como objeto estético y estático.

ABSTRACT

The frustrating efforts to analyze music from essentialist points of view have always denied the indispensable influence of multiple mediating factors in musical reception. Music, as an aesthetic artefact, is an exclusively human creation whose relative signification depends on attributions which are external to the piece of art. Many have been the changes observed in the wake of the last decades that have outlined the importance of mediators in analyzing music. From the transposition of the public space of musical reception into a 'private space', to the modern incursion of the 'lone listener' and the problematization of the technological media implied in the spreading and reproduction of music, many are the relevant aspects to take into account and calibrate the psychosociological and historical phenomenon of the subjective appropriation of music for the current human being.

The psychological and social changes experienced by the listener thanks to the everyday use of music in the western world emphasize the necessity to redefine a sociological theory able to bear in mind the mediating factors in analyzing the musical object, without isolating it from the listener, the performer, the instrument of production, the medium, or the particular use made of it. Hence, in this paper we consider suitable for this aim to introduce the constructivist stance made by Antoine Hennion on the relationship between music and the human being as a social and variable, and not aesthetic and static act.


PORTADA PRESENTACIÓN ENTREVISTA ARTÍCULOS NOTICIAS CRÓNICAS LIBROS ENLACES AGENDA


AIBR -El Rincon del Antropologo