ANTROPOLOGOS
AIBR
     ASOCIACIÓN DE ANTROPÓLOGOS IBEROAMERICANOS EN RED - AIBR
INICIO
ANTROPÓLOGOS
LIBROS
PREMIO AIBR
ARTÍCULOS
ARCHIVO
BECAS
UNIVERSIDADES
INSTITUCIONES
REVISTAS
PROFESIÓN
REDES
EVENTOS
NOTICIAS
CURSOS
DESTACADOS
MULTIMEDIA
LISTA EMAIL
PUBLICAR
CALIDAD
QUIENES SOMOS
CONTACTAR
BUSCAR
EVALUADORES
SOCIOS
DONAR
ASOCIARSE

Estadísticas de antropología

Francia: La antropología desaparece como disciplina independiente en el CNRS



En Francia -nación de Marcel Mauss, Lévi-Strauss y Bourdieu, entre muchos otros- los directores del emblemático CNRS desean fusionar la disciplina en un conjunto etiquetado como "Ciencias históricas: historia moderna y contemporánea". Por otra parte, En España el Ministerio de Educación pretende integrar el grado de antropología con el de sociología. En este último caso, la solución no sólo no satisface ni a sociólogos ni a antropólogos, sino que tendría contundentes consecuencias en el prestigio del sistema educativo.

En el caso francés, las causas pueden verse en una profunda crisis investigadora, y tal vez haya cierto trasfondo hacia otros problemas recurrentes, tales como la institucionalización de la investigación "at home", es decir, el estudio por parte de antropólogos de la cultura propia, en lugar de la de "los otros". Esto hace que disciplinas como la antropología se asocien más a la sociología o a la historia. Por otra parte, en países como Estados Unidos, aspectos como la crisis del modelo de las cuatro ramas han hecho a su vez poner en cuestión los actuales esquemas de la disciplina.

Sin embargo el caso español es completamente distinto. A diferencia de Francia, su objeto de estudio no ha sufrido ni cambios ni crisis. La tradición antropológica española -salvo excepciones- siempre ha sido la de estudiar en su propio territorio, en parte porque el desarrollo de los actuales departamentos vino acompañado de estudios sobre la división autonómica tras el franquismo. En comparación con Estados Unidos, España nunca ha tenido una tradición de cuatro ramas (su licenciatura es sólo social y cultural), por lo que tampoco sufre crisis alguna al respecto. Por ello la antropología en España ha gozado en los últimos años de un desarrollo estable, y crece en número de alumnos e investigadores año tras año.

Poseer una licenciatura de antropología capacita en este momento al sistema educativo español para alcanzar por vez primera reconocimiento internacional en la disciplina. Fusionar el grado de antropología con otras especialidades evidenciaría -entre otros aspectos- una grave falta de visión de futuro, pues acabaría con una magnífica ventaja competitiva para el desarrollo de la calidad académica española.

Tanto el colegio de sociólogos como los directores de los distintos departamentos de antropología están convocando movilizaciones y recogidas de firmas para alertar al Ministerio de dicha situación.



AIBR -El Rincon del Antropologo