ANTROPOLOGOS
AIBR
     ASOCIACIÓN DE ANTROPÓLOGOS IBEROAMERICANOS EN RED - AIBR
INICIO
ANTROPÓLOGOS
LIBROS
PREMIO AIBR
ARTÍCULOS
ARCHIVO
BECAS
UNIVERSIDADES
INSTITUCIONES
REVISTAS
PROFESIÓN
REDES
EVENTOS
NOTICIAS
CURSOS
DESTACADOS
MULTIMEDIA
LISTA EMAIL
PUBLICAR
CALIDAD
QUIENES SOMOS
CONTACTAR
BUSCAR
EVALUADORES
SOCIOS
DONAR
ASOCIARSE

Estadísticas de antropología

Llanes (España): En recuerdo al etnógrafo y músico Jorge Mochales.


Tomás Sánchez-Criado
Iván Sánchez Moreno

Jorge Mochales De repente, estos versos de Miguel Hernández cobran tanto sentido: “Umbrío por la pena, casi bruno, porque la pena tizna cuando estalla…”

Jorge Mochales, polifacético músico y apasionado divulgador de la cultura tradicional asturiana y castellana, falleció de un infarto el pasado 5 de marzo en su propio domicilio de Porrúa (Llanes, Asturias).

Nacido en San Sebastián de los Reyes (Madrid) hace 29 años, Jorge dedicó buena parte de su vida a la recuperación de las tradiciones y técnicas ancestrales de mediación de la vida rural. Flautista y cantante de los grupos Umbría y Brenga Astur, Jorge estaba casado con la también cantante y percusionista Folk Marta Elola (Brenga Astur, Muyeres, Vezos Astures), con quien le unía un hijo en común y un hermoso proyecto de conservación material y documental de la cultura tradicional asturiana, el Museo Etnográfico del Oriente de Asturias, en Porrúa (Concejo de Llanes). Músico de bandas como Dagda, Keol, Muyeres y Vezos Astures, entre muchos otros, Jorge invirtió sus mayores logros en Brenga Astur y el grupo Umbría, en el que volcó toda su ilusión y creatividad. Umbría nació del intento de huir del falso celtismo folk que acabó confundiendo a bretones, asturianos, gallegos e irlandeses y que terminó convirtiendo la música tradicional en una amalgama vacía de símbolos de diseño. En la línea de otras bandas concienciadas del norte de Europa como Garmarna, Gjallarhorn, Hedningarna o Värttinä, el objetivo de Umbría por reinterpretar las tradiciones rehuyendo protésicas historiografías politizadas respondía a la intención de devolver a los pueblos asturiano y castellano su propia cultura musical (una cultura musical no fijada en mitologemas musicales sino en constituirse como tradición siempre en desarrollo, bebiendo de otros géneros y estilos, heteroglósica y siempre contaminada). Redescubridores y arreglistas de muchas tonadas antiguas recuperadas en sus paseos por las villas rurales de la zona, escogieron el nombre de la banda según la leyenda que asocia la umbría con “el olvido del que todo emerge y al que todo vuelve”, el norte siempre en sombra, no la “nada” inerte sino el cobijo de lo que puede retornar. El proyecto del grupo se basaba en una búsqueda de la umbría, un intento por concitarla.

Jorge Mochales también es el realizador de un documental sobre la vida de los pastores, cuyo sistema trashumante se está extinguiendo irremisiblemente por nuevas formas de ganadería más tecnologizadas e invasivas con el medio ambiente. Preocupado por el registro de la memoria de los pueblos –cuentos, nanas, narraciones, leyendas y mitologías de tradición oral–, Jorge desarrolló un importante trabajo de catalogación de la vida de los campos y las nuevas formas de la ruralidad (tipologías de hórreos y molinos, sonidos de cencerros, de los yabiegos y de otros aperos de labranza, gestiones topogeológicas de alambradas y la ordenación del territorio, etc.).

Reconocido como flautista de prestigio, Jorge resaltó asimismo como arreglista, compositor e investigador de las músicas populares antiguas. Luthier aficionado, diseñó también varios de sus propios instrumentos –gaita, rabel, mandolina– a la vieja usanza. Cancios del Gochu Xabaz (Fonomusic, 1999) y Tornando al Abellugu´l LLar (DRO/Warner, 2002) de Brenga Astur, son algunos de sus trabajos más destacados. Sus esfuerzos en Umbría, no obstante, aún restan inéditos. A él quisiéramos dedicarle estos versos del Hijo de la luz y de la sombra, de Miguel Hernández:

“La sombra pide, exige seres que se entrelacen,
besos que la constelen de relámpagos largos,
bocas embravecidas, batidas, que atenacen,
arrullos que hagan música de sus mudos letargos. (…)
Moviendo está la sombra sus fuerzas siderales,
tendiendo está la sombra su constelada umbría”

Descanse en paz.




AIBR -El Rincon del Antropologo