ANTROPOLOGOS
AIBR
     ASOCIACIÓN DE ANTROPÓLOGOS IBEROAMERICANOS EN RED - AIBR
INICIO
ANTROPÓLOGOS
LIBROS
PREMIO AIBR
ARTÍCULOS
ARCHIVO
BECAS
UNIVERSIDADES
INSTITUCIONES
REVISTAS
PROFESIÓN
REDES
EVENTOS
NOTICIAS
CURSOS
DESTACADOS
MULTIMEDIA
LISTA EMAIL
PUBLICAR
CALIDAD
QUIENES SOMOS
CONTACTAR
BUSCAR
EVALUADORES
SOCIOS
DONAR
ASOCIARSE

Estadísticas de antropología

Cartagena (España): Comienza el proyecto "Archivo de la imagen y la palabra", con la intención de recuperar archivos y documentos de historia local.




Fuente: La Verdad, Murcia (Daniel Roca)

Los recuerdos, las vivencias, el saber que da la experiencia, es decir, el bagaje que acumula una persona a lo largo de su existencia es para los historiadores una fuente de información inestimable sobre tiempos pasados, una fuente que hasta no hace mucho desaparecía inevitablemente con el paso del tiempo.

En un intento de que eso no ocurra y de que los recuerdos pervivan en la voz de sus protagonistas, más allá de la existencia terrenal de cada uno de ellos, el Archivo Municipal de Cartagena ha comenzado a entrevistar a personas mayores, conocidas o no, para que se sinceren ante un micrófono y así poder salvaguardar historias, tradiciones y vidas de épocas que ya son recuerdos.

El coordinador del denominado Archivo de la Palabra, Alfonso Grandal, señala «que en estos momentos se está trabajando con un grupo [de personas] en Perín y con otro en La Puebla y que se quieren crear dos más, uno en una zona pesquera y otro en la zona este [del municipio], para poder recoger testimonios de personas de todo tipo y condición».

A todos los entrevistados se les pasa un amplio cuestionario sobre cómo era la vida cotidiana en su niñez y juventud, así como de usos y costumbres antiguas. «Son aspectos que habían permanecido inalterables durante siglos, pero que en apenas cincuenta años, casi han desaparecido. También -añade Grandal- se les pregunta sobre periodos históricos como la guerra civil o los primeros años del franquismo, y de hechos, de los que han podido ser testigos o al menos tener información que sea útil para los investigadores».

Aunque los trabajos acaban de empezar, ya que el verano se dedicó a la formación de los becarios que hacen el trabajo de campo, los primeros resultados están siendo satisfactorios porque se recogen testimonios muy importantes, además de fotografías, libros antiguos, incluso vestidos que aportan los entrevistados y que pasarán a formar parte del Archivo de la Imagen.

En los casos en los que por motivos sentimentales los propietarios no quieren desprenderse de recuerdos, se procede a grabarlos y fotografiarlos para que quede constancia de ellos.

En la ciudad, se han empezado a realizar entrevistas individuales a cartageneros que se han destacado por su trayectoria o una actividad en concreto y que pueden aportar mucha información de primera mano, sobre la Cartagena de hace unas décadas.

A los entrevistados les hacen preguntas de todo tipo y se les invita a recuperar sus primeros recuerdos para, desde allí, ir relatando lo que ha sido su vida y cómo llegaron a ser lo que son. En muchos casos desvelan acontecimientos de carácter íntimo o que podrían afectar a personas que todavía viven, por lo que, durante un tiempo, sus narraciones van a ser material confidencial.

Respecto a la conservación de estos testimonios, se van a utilizar los medios más modernos ya que son los que proporcionan una mayor garantía. En un futuro se contemplará la posibilidad de transcribirlos, pero ahora los expertos prefieren dar prioridad a la grabación y clasificación de entrevistas, que es lo más urgente para evitar que la información se pierda para siempre.

Los Archivos de la Palabra y de la Imagen tendrán su sede definitiva en el Parque de Artillería, que esta siendo rehabilitado como Archivo Municipal. Su coordinador, Cayetano Tornel, explica: «Actualmente se está terminando la obra civil y se están ultimando los detalles del pliego de condiciones para la adquisición de las estanterías móviles que van a ir en los depósitos de documentos y que permiten un mayor ahorro de espacio, algo importantísimo, tanto para conservar escritos antiguos como para albergar los varios metros lineales de documentación que genera cada año la actividad municipal. Cuando esté en marcha será un centro de investigación de primer orden».





AIBR -El Rincon del Antropologo