ANTROPOLOGOS
AIBR
     ASOCIACIÓN DE ANTROPÓLOGOS IBEROAMERICANOS EN RED - AIBR
INICIO
ANTROPÓLOGOS
LIBROS
PREMIO AIBR
ARTÍCULOS
ARCHIVO
BECAS
UNIVERSIDADES
INSTITUCIONES
REVISTAS
PROFESIÓN
REDES
EVENTOS
NOTICIAS
CURSOS
DESTACADOS
MULTIMEDIA
LISTA EMAIL
PUBLICAR
CALIDAD
QUIENES SOMOS
CONTACTAR
BUSCAR
EVALUADORES
SOCIOS
DONAR
ASOCIARSE

Estadísticas de antropología

Madrid (España): Los derechos a la vida, a la libertad y a no ser torturados son reclamados para los simios en el parlamento español



A nadie le ha dejado indiferente la proposición que ha presentado el PSOE para que el Gobierno se adhiera al 'Proyecto Gran Simio', que garantiza a estos animales "tres derechos de persona: vida, libertad y no ser torturado".

El Proyecto se basa en la evidencia de que el hombre y el simio comparten el 99,4% del material genético y reclama que España desarrolle una ley que garantice los derechos de estos animales para que -por ejemplo- no se experimente con ellos.

La voz de los antropólogos se debe oir en este debate, que ha sido dilatadamente tratado por especialistas como Robert N. Proctor (Three Roots of Human Recency, en "Current Anthropology") o Milford Wolpoff (Sahelanthropus or "Sahelpithecus"?, en "Nature"). En España, AIBR publicó recientemente el artículo " Eslabones encontrados: Los grandes simios y el imaginario occidental", de Rubén Gómez-Soriano y Beto Vianna., de consulta abierta.

Según la organización que ha impulsado esta iniciativa, Proyecto Gran Simio, se ha demostrado que los simios tienen su propia cultura, que son capaces de trasmitírsela a sus hijos, que conversan entre ellos, que tienen pensamientos privados, imaginación, recuerdos temporales, autoconciencia, empatía, capacidad de engañar, curiosidad, sentido del humor, sentido del tiempo, consciencia de la muerte y son capaces de mantener una amistad que dure toda la vida.

La reflexión va más allá de una simple anécdota y sus consecuencias están aún por ver a largo plazo, a pesar de que no hayan faltado pueriles muestras de ironía (desde cuerpos de seguridad a organizaciones de transexuales, pasando por el propio partido de la oposición). Estamos tal vez ante un tema que impacta de lleno a la esencia de la antropología, partiendo de la etimología de su denominación ¿Se habla de derechos humanos? y si fuera así, ¿Qué antropólogo está dispuesto a implicarse para decir dónde está la frontera de lo humano y lo no humano?

Hoy damos por hecho como ridículas las posturas de los antropólogos evolucionistas británicos de siglos atrás, que pensaban que la cultura victoriana inglesa era la superior en la pirámide evolutiva. La historia goza de muchos ejemplos de este tipo, como la Controversia de Valladolid, sobre el debate del alma en los indios del Nuevo Mundo. Pero, ¿acaso no corremos el riesgo de estar hoy en una misma situación? Tenemos que pensar que determinados debates nos hacen crear las obviedades para los próximos siglos.



AIBR -El Rincon del Antropologo