NÚMERO 8. ABRIL 2001.
BOLETÍN DE ANTROPOLOGÍA IBEROAMERICANA

Últimas noticias sobre convocatorias, congresos y eventos de interés para antropólogos iberoamericanos.


EL FENÓMENO MIGRATORIO:
UN NUEVO RETO PARA ESPAÑA

Nos piden "papeles" aquí, pero nosotros no les pedimos "papeles"
a todos los misioneros y colonialistas que vinieron a África."

(palabras de un Ashanti -Ganha- –mencionado
por J.L.Molina en lista rediris. -Antropología)


Claudia Nancy Quiceno Montoya

El fenómeno de las migraciones no es nuevo para este continente. Desde hace décadas países como Inglaterra, Francia, Alemania, han alojado miles de personas inmigrantes, de acuerdo a determinadas necesidades laborales mediatizadas por la escasa mano de obra que afectaba sus economías. En este sentido la acogida de personas extranjeras (entre ellos muchos españoles) se convirtió en parte de una política que buscaba subsanar la situación. Sólo en los últimos años este fenómeno ha tomado un carácter de mayor importancia en toda Europa y en especial en la Península Ibérica, y es aquí donde, a pesar de ser España un país tradicionalmente de emigrantes, se convierte a su vez en un país de acogida.

El tema, incrementado durante los dos últimos años, se ha convertido en el "pan de cada día" y se ha situado en las primeras páginas de los medios de comunicación. Tal ha sido la fuerza de las oleadas migratorias, que ha generado conflictos y enfrentamientos, convirtiéndose en un problema de gran complejidad. De otro lado, las diferentes posturas del Gobierno, sindicatos, partidos políticos, ONG'S, colectivos de inmigrantes, universidades y asociaciones mantienen una constante discusión que hace de este tema el segundo en tratamiento para el gobierno de España, después del terrorismo.

La situación en general de las personas que vienen de países no comunitarios es precaria y muestra la vulnerabilidad en la que se encuentran al llegar a un país ajeno y diferente, a lo que son como cultura. Se trata de personas que no han logrado, a pesar de la fijeza por quedarse, obtener permiso para trabajar en sectores como hostelería, construcción, agricultura o servicio doméstico; oficios que los españoles no quieren ocupar.

Esta realidad muestra la insuficiente capacidad que tiene el gobierno de España para enfrentar un problema de semejantes magnitudes. La Ley de extranjería 8/2000, ha despertado fuertes polémicas entre todos los sectores, quienes ven en su aplicabilidad la exclusión y negación de los derechos fundamentales: "Es una ley contra los trabajadores de este siglo que no viven, sino sólo sobreviven, que aún tienen necesidad de trabajar y que no han llegado a la fase -que disfrutan nuestros trabajadores europeos- de trabajar con libertad 1.

Comprender el porqué del aumento de la población inmigrante en este país, también implica entender -además- los problemas en los países de origen; pero no solo desde lo económico, sino también desde lo social y lo cultural, porque sólo así, es posible "abrir" las puertas para una real integración.

Los inmigrantes están aquí -es un hecho-, y aunque la expulsión es una opción de la actual Ley de extranjería que aceptan muchas esferas de este país, va en contra de los Derechos Humanos Universales. La dificultad para entender este escenario ha demostrado en la práctica, que dicha situación debe ser tratada con políticas acordes a tan heterogénea realidad.

En medio de este panórama cabe preguntar: ¿Será posible construir una sociedad dónde la diferencia sea sinónimo de integración y no de exclusión?


REFERENCIAS

1 López. G. Diego. "La Ley de las no personas" En, "El País", Madrid, enero 23 de 2001

1996 ,1997, 1998, 1999, 2000, 2001 © El Rincón del Antropólogo