AIBR, REVISTA DE ANTROPOLOGÍA IBEROAMERICANA. Nº23 SEPTIEMBRE 2002


ROGER BARTRA

CONVERSANDO CON ROGER BARTRA
"Los antropólogos tenemos una posición privilegiada para ver los aspectos insólitos y novedosos en el poder político moderno."


Entrevista realizada por SERGIO LÓPEZ

Roger Bartra es un referente imprescindible dentro de la antropología y del pensamiento mexicano. Después de haber hecho la investigación sobre los problemas de la identidad nacional, le pareció que sería pertinente un viaje antropológico, "dirigir la mirada a los europeos que tanto nos han influido, observar las fuentes de esta melancolía en nuestra tradición cultural". Roger Bartra es conocido por sus trabajos sobre las redes imaginarias y por su interés por cómo se genera, construye y reproduce el poder. También son conocidos sus trabajos sobre la construcción del mito del salvaje por los europeos.

Actualmente el Dr. Bartra es Investigador Titular por la UNAM de México. es doctor en Sociología por la Universidad de la Sorbona, París y doctor en Sociología por la Universidad de París III.

El Dr. Bartra ha mostrado también una especial sensibilidad por la literatura y la poesía. Como hijo de un poeta catalán exiliado por la tragedia civil española ha cultivado con amor su herencia literaria.

La conferencia de Roger Bartra "Cultura y política: una perspectiva transatlántica" durante la inauguración del IX Congreso de Antropología de la FAAEE, nos presentó a un hombre lúcido y agudo a la par que sensible; un hombre capaz de sutiles análisis políticos, fina ironía, un gran sentido del humor y al mismo tiempo de una reflexión antropológica profunda sobre los acontecimientos políticos y simbólicos que tienen lugar en estos momentos de incertidumbre a uno y otro lado del Atlántico.

Cuando tuvimos ocasión de conocer al profesor Bartra descubrimos, además de un gran científico, a un hombre receptivo, humilde y afable. Fue un gran placer conversar con él y escucharlo. Durante su conferencia habló de las cajas negras de los aviones que fueron estrellados el 11 de Septiembre de 2001 como metáforas para descubrir las redes imaginarias que construyen las imágenes del "enemigo" que se están creando en estos momentos.


P:Háblenos de su expresión "abrir la caja negra de las redes de legitimación del poder establecido" ¿Qué significa esto? ¿Es una posibilidad o una función en donde entra la tarea antropológica?
R: Mi invitación efectivamente es la de abrir esa caja negra, pero no como una forma de buscar culpables o personalizar, sino de descubrir nuevos mecanismos de poder. Me refiero a las redes que están proporcionando legitimidad adicional a las formas de la democracia moderna. Es decir, en los países tradicionalmente democráticos existe un déficit de legitimidad y se buscan nuevas maneras de obtener la necesaria cohesión. Esto se refleja en una gestación de redes en cuya investigación estoy interesado. Por un lado la gestación de redes imaginarias que ponen en acción a actores con papeles de agresor, enemigo, o terrorista, que pone en peligro el poder establecido, y en el otro lado los representantes de una red imaginaria, (en parte real) que sería una mayoría silenciosa que acepta y busca la coherencia, y que se ve amenazada por la primera red. Estas redes se encuentran dentro de un gran teatro donde se confrontan lo que yo denomino la marginalidad hiperactiva por un lado y la mayoría silenciosa por otro. Son las dos redes con las que se juega en el teatro del poder político y que podemos encontrar dentro de esa caja.

¿Considera que el futuro de la antropología pasa por un cambio en su objeto de estudio? ¿Podemos hablar de "otredades" del ayer y de hoy?
Es cierto que se está consolidado un cambio y tradicionalmente se ha dicho que el objeto de estudio está desapareciendo. Pero no es del todo cierto que desaparezca o se esté extinguiendo. Lo que ocurre es que se dan muchas peculiaridades y hay que verlo todo en su conjunto. Por ejemplo, no podemos estudiar a los indígenas mexicanos sin estudiar al subcomandante Marcos, ni estudiar a los burócratas bancarios que dan créditos a los campesinos indígenas. Ya no es posible hacer fotografías como aquellas que hacía Levi-Strauss cuando visitó el Amazonas sin que aparezcan elementos distorsionantes, aquellas fotografías (hace poco publicó una recopilación) donde se muestran cuerpos desnudos y tal vez algunos vegetales, pero sin objetos "extraños". Ahora hay que explicar todo en el contexto, y dentro de ello se hace necesario tratar de entender cómo funciona el poder político en las regiones más avanzadas. Los antropólogos –lejos de lamentarnos de haber perdido nuestra razón de ser- precisamente tenemos una posición privilegiada para ver los aspectos insólitos y novedosos en el poder político moderno. ROGER BARTRA

Citando a Gellner, usted ha hablado de las condiciones para posibilitar la existencia de una mentalidad de relativismo cultural en el mundo actual. Una de esas condiciones es la conseguir que dicha mentalidad estuviese inmersa en todas las culturas. En el año 2002, ¿Cree usted que estamos capacitados para este logro?
No, no estamos capacitados. Uno de los problemas del relativismo cultural es su unilateralidad. Se espera que la cultura hegemónica sea relativista y las demás no. Hay un problema complicado, y es que tendríamos que esperar que todas las culturas sean relativistas como esperamos que lo sea la nuestra. Por lo tanto ellas también deben tener dosis de tolerancia como nosotros queremos que haya en nuestra sociedad. El problema es que esto no ocurre con nuestra propia cultura. En muchas otras culturas tampoco, y a veces la exigencia de relativismo en una cultura es vista como una intromisión. En este sentido, yo creo que las intromisiones deben de estar legitimadas. No toda intromisión ha de tener un "pecado colonial" de origen. Así como nosotros tenemos que aceptar una visión crítica de una cultura muy distinta a la nuestra ellos tienen que hacer lo mismo. Como esto es utópico, entonces el relativismo no funciona.

Parece como si hubiese en cada caso una "interpretación relativa del relativismo"…
(Risas) ¡Pues sí! ¡Y por lo tanto se cae!

Usted es hijo de un poeta, Agustín Bartra y ha realizado numerosas referencias a la literatura ¿Cuál es la vinculación hay entre la antropología y la literatura?
Sí, lo que intento transmitir a los antropólogos –algo que trato de recordármelo a mí mismo- es que a veces hay muchas más verdades en la literatura que en nuestra propia ciencia, y que tenemos que tener oído. Escuchar más a los novelistas y a los poetas, mucho más de lo que solemos hacer. En la conferencia pronunciada en el Congreso de Antropología de Barcelona cité dos discusiones y en ambas me incliné por un lado: el literario. Es una provocación intencionada en un contexto de antropólogos.

Cíteme un libro que no sea de antropología.
La Tierra Baldía de Elliot.

Una película …
Estados alterados de Robert Altman

Un acontecimiento histórico …
La caída del bloque soviético en 1991.

Un deseo o una esperanza …
Que caigan, que se erosionen los muros que hay entre la antropología y muchas otras prácticas.


AIBR -El Rincon del Antropologo