PROGRAMA DEL CONGRESO

VER EN PANTALLA AMPLIADA    -       VER PROGRAMA COMPLETO EN PDF    -    
  MARTES 4   MIÉRCOLES 5   JUEVES 6    VIERNES 7  
Acreditaciones

Buscar comunicaciones por nombre, apellidos o temática


Será necesario mostrar la acreditación como inscrito para acudir a cualquiera de las actividades y sesiones del Congreso


SESIÓN PLENARIA INAUGURAL. MARTES 4 DE SEPTIEMBRE DE 2018 A LAS 12.00h


    Título: Haciendo exposiciónes de nosotros mismos - Making exhibitions of ourselves
    Conferenciante: Nigel Barley (British Museum)
    Presenta: Soledad Vieitez   
    Día: Martes, 4 de septiembre
    Hora de comienzo: 12.00 PM
    Sala: AULA MAGNA

    Resumen:
    En el norte los museos todavía son el principal punto de encuentro del público con la antropología, y los etnógrafos que trabajan en museos tienen amplia experiencia en intentar traer las voces del resto del mundo a sus instalaciones. En el pasado, las historias del sur se han configurado -con habituales sesgos históricos, institucionales, culturales y políticos- de formas que han hecho que los curadores sean los vigilantes de los mundos relatados y así excluir el “falso conocimiento” que invade importantes áreas de nuestra vida. Pero al hacer esto, han creado un espacio donde los objetos etnográficos se quedan fosilizados y dejan de “vivir” tan pronto como entran al museo, de tal forma que sus historias y propósitos que estas les aportan son suprimidos y borrados. A pesar de ello esas variadas historias del norte y del sur, así como las diferentes formas en las que son relatadas, nos aportan una clara luz y son una parte esencial del diálogo entre culturas, así como de los impulsos empáticos y emotivos que conforman el verdadero corazón de la antropología.

    In the North, Museums are still the main point at which the general public encounters anthropology and museum ethnographers have a long history of attempting to provide a voice for the majority world in their galleries. In the past, the stories of the South that they tell have been notoriously compromised - historical, institutional, cultural and political bias are common – in ways that have led many curators to police the worlds they present to exclude the ‘fake knowledge’ that is invading ever greater areas of our lives. Yet, in doing so, they have created a space within which ethnographic objects are fossilised and cease to ‘live’ once they enter the museum so that the stories of their subsequent careers are mostly suppressed and erased. Yet, these varied stories from the North about the South, and the very different ways in which they are treated, shed a great deal of light on ourselves and are an essential part of a dialogue between cultures and the empathetic and imaginative impulses that lie at the very heart of anthropology.